<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d13908603\x26blogName\x3dcoloquialmente+hablando\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://coloquialmentehablando.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://coloquialmentehablando.blogspot.com/\x26vt\x3d-8215589583316168414', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

About

"Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt."

miércoles, agosto 01, 2007 |

Suelo discurrir tanto, que no escurrir, cualquier pensamiento que acaba tan escurrido, que no discurrido, que se transforma automáticamente en algo insustacial y sin sentido; por lo tanto...
10 consejos ante la pérdida accidental o no de un útero.
1. Realizar con extrema urgencia una pegada de carteles cuya leyenda sea SE BUSCA VIVO O VIVO con una ¿foto? -o dibujo- más o menos fidedigno del objeto perdido.
2. Hacerse otro de ganchillo en forma de cúpula. A modo de apósitos, en dos zonas equidistantes de la circunferencia de la cúpula, se colocarán dos hilitos de cadeneta, servirán éstos para facilitar se retirada. Nunca se sabe con cuánta frecuencia cambian las modas de las cúpulas uteriles de ganchillo.
3. Confeccionar una de poliuretano. Exiten en el mercado multitud de kits de facilísimo montaje e instrucciones en chino mandarín. Divertido a la par que instructivo.
4. Dar una base fina de arcilla al hueco del útero. Una vez endurecida ésta se podrá decorar al gusto de la contenedora. Pudierase, a bote pronto, realizar unas pintadas rupestres al estilo de Altamira, amortizando gastos con visitas guiadas a su interior para, por un módico precio, contemplar dichas pinturas. También está la vertiente Capilla Sixtina, aunque de más difícil elaboración resulta de un acabado preciosista a la par que elegante y distinguido, recomendables también son las visitas con guía instruido y linterna en mano, y con tacto, mucho tacto. Queda terminantemente prohibido la realización de graffitis o la pegada de carteles resultando responsable la empresa anunciadora.
5. Si dentro de veinte años Spielberg se decide a rodar la quinta parte de Indiana Jones alquilarle la cavidad del desaparecido útero. Como título bien valdría un "En busca del útero perdido". Sólo permitir el alquiler en caso de ser interpretada por Harrison Ford, nunca se sabe a quién mete uno en su útero, o en su cavidad.
6. Utilizarlo como caja de seguridad para guardar joyas u objetos de valor, fuera del alcance de los cacos y gente de mal vivir. También se podrá dejar reposar el alma cual spa recuperador y reparador, fuera del alcance de.... gente de mal vivir.
7. En caso, no recomendable, de dedicarse al contrabando... por ejemplo de alfileres pues.... eso. Decorar, recomendable, con materiales acolchados.
8. Construir una primorosa bodega, las condiciones de humedad y temperatura son inmejorables. Los caldos allí almacenados son dignos del más exigente de los gourmets.
9. Forrar con una tela blanca aplasticada. Se podrán proyectar películas, documentales... el visionado de una película en tales condiciones será una experiencia única e irresistible.
10. Con una puerta y siete cerrojos se podrán poner bajo llave todos los discos de vinilo que nos queden en casa, fruta de temporada, ordenadores obsoletos, equipos de música gigantes, desplegables de Elvis Vive,videos de cintas con grosores interminables, libros de texto de bup, jarapas, ventiladores en invierno, radiadores en verano, apuntes de Derecho del Trabajo que aún conservo, zapatos de otras temporadas de los cuales nunda deberiamos desprendernos, toallas y sombrillas playeras, hombreras, nuestra primera enciclopedia chispas, jefes de escalafón superior, cualquier complemento dorado, lycra, fotos y escritos de ex, recuerdos imborrables para que se puedan volver borrables... y un sin fin de objetos que nos harán la vida más llevadera.
Y ¡qué coño -nunca mejor dicho- cualquier cosa que susceptible de ser guardada!.